El americanismo es para ganar. No se habla, no se escribe, ni si twitea. No es decir lo quiero mucho y no darle nada. Yo era americanista de corazón:
Manuel Lapuente

Lee también   AMÉRICA | Lapuente endrogado con afición