Hace 20 años Cruz Azul sumó 40 puntos en el torneo regular. Metió 41 goles y recibió 14. Perdió el invicto hasta la Jornada 12, en la entonces mítica Bombonera. Y no volvió a perder. Bueno, sí que lo hizo. Pero esperó hasta la Liguilla. El debutante Jaime Lozano anotó el gol de la victoria de Pumas, octavo en la tabla general y hundió al Cruz Azul, que cumplía un año sin ser campeón.

Dos años más tarde, Cruz Azul volvió a ser el mejor. Tras vencer 1-0 en el Estadio Jalisco al octavo lugar, solo tenía que evitar la derrota 0-2 en casa para avanzar a semifinales. Y entonces Atlas ganó el partido de vuelta. Obviamente, dos a cero.

Seis largos años: doce torneos cortos transcurrieron para que Cruz Azul regresara a la Liguilla en condición de superlíder. Tocaba de nuevo perder contra el triste octavo lugar, que esta vez portaba el uniforme de Chivas. La cuenta llegaba a nueve años sin título.

Pasaron cuatro años y Cruz Azul volvió, siempre vuelve. Llegó a la Liguilla como el más goleador (33), el menos goleado (13), con siete puntos de ventaja sobre el sublíder Monterrey. El octavo Pumas quedó 14 puntos detrás. El partido de ida en Ciudad Universitaria fue 1-2 para Cruz Azul. El de vuelta, no lo van a creer, 0-2 favor UNAM. Trece años.

Tras cuatro años de retiro en el Tíbet La Máquina reapareció con el numerito de siempre. Líder general… octavo el León… ¡fuera Cruz Azul! Diecisiete.

Desde que lograron el título en 1997, los Cementeros han llegado a la Liguilla como superlíderes-superfavoritos en cinco ocasiones (1998, 2000, 2006, 2010 y 2014). Ni una vez alcanzaron siquiera semifinales. Siempre en año par. Casi siempre en torneo post mundialista. Nunca recordando su propia historia.

Lee también   América vs Juárez en Minuto a Minuto

En el futbol nada está escrito… con excepción del derrumbe azul. Y será tan divertido como siempre.