embarrados_estrellados

¿Quién es el actual campeón de Concacaf? Estados Unidos. ¿Qué selección ha ganado más Copas de Oro en la historia? Estados Unidos. ¿Quién quedó primero en el Hexagonal pasado? ¡Bingo!… Estados Unidos.

¿Quién nos gana siempre en Columbus? Ellos. ¿Y en Los Ángeles? Ellos ¿En Uruguay? ¡Ellos, maldita sea! ¿Y en Corea? Sí. Ellos. No sé si son mejores futbolistas, pero estoy seguro de que tienen mucho mejores directivos. Y su trabajo acaba por certificarse en el campo.

Veintiséis duelos desde 1991. Siete victorias para México, 12 para EU: eliminaciones de Copa América y Mundial, incluidas. Nos han ganado en todas partes menos en México y, para colmo, los sparrings que compartimos en los amistosos suelen vencernos luego de caer ante ellos. ¿Qué sigue? ¿Que nos saquen por primera vez un empate del Estadio Azteca? No. Porque de hecho ya lo hicieron: ocurrió rumbo a Francia ’98.

A pesar del cúmulo de evidencias, la mayoría se ampara en un equilibrio de fuerzas. Argumentan que EU ni siquiera pasó a octavos de final en Alemania 2006, ignorando que de haber enfrentado a Irán y Angola; en lugar de Italia, Ghana y República Checa, seguramente lo habría conseguido. Apelan a la comparación de actuaciones en Copa América, y olvidan que ellos siempre optan por acudir con la selección B. Acorralados, invocan a los niños héroes de 2005, cuando si algo le sobra a la US Soccer son copas mundiales de futbol femenil, categoría tan amateur como la sub 17.

Según la eterna perorata que le cantan a borrachos y drogadictos, para solucionar un problema primero hay que reconocerlo. Por mera salud mental, bien haríamos en digerir las derrotas contra EU, con la misma naturalidad con que sabemos asumir la superioridad de España, Holanda o Argentina… aunque duela mucho más.

Lee también   De Bora a Meza