interHabía una vez, a principios del siglo pasado, un par de italianos que de tan troncos no los aceptaban en ningún equipo. Así las cosas, como el dinero no era obstáculo optaron por fundar su propio club. Fue bautizado como Inter, para que quedara claro que cualquiera podía jugar ahí. Viniera de donde viniera. Fuera crack o maleta. Años después se consolidó como uno de los clubes más importantes de la Serie A, siendo de los pocos que jamás ha descendido.

No es el equipo más grande del país porque ni siquiera lo es en su ciudad, pero hoy el Inter le hace honor a su nombre: es una selección sudamericana, que integra lo mejor del futbol argentino con el brasileño al servicio de un técnico que no es de aquí ni de allá, y que vaga por el mundo ofreciendo lo que mejor hace: ganar títulos. ¿En qué idioma dará las charlas? ¿En español? ¿En portugués? Solo estoy seguro de que no es en italiano, porque en su vestidor no hay quien lo mastique.

inter2Les juro por mi nana Justina que no estoy ardido, que el Inter me da igual, que no tengo nada contra ellos. Sencillamente no me agrada cómo juegan y me gusta demasiado el futbol como para alegrarme de que se imponga en él un equipo así. Es una injusticia.

Sobrepoblar el mediocampo, especular con el resultado hasta las últimas consecuencias, contragolpear en casa y encerrarse fuera, renunciar a la posesión del balón… en eso se resume el Inter y con eso le bastó para eliminar al campeón: al que es y seguirá siendo, aún extraoficialmente, el mejor equipo del continente. ¡Aún no puedo creer que haya quedado fuera del Mundial de clubes!

Lee también   Créansela… bajo su propio riesgo

Lo más increíble es que el Inter está donde está sin su gran figura, que se fue al futbol español en el traspaso más caro de la historia del club y al que por cierto le ha ido bastante mal en su primer año.

Resignación. El Inter le ganó al rival rayado que se fusiló el uniforme de las Chivas. Pero gracias a dios, digan lo que digan, aún le faltan dos partidos para salir campeón. ¡Venga Sao Paulo!… Con un Inter reinando el mundo tenemos más que suficiente.
.
.
.
.
.
.
.
ACLARACIÓN: Durante toda la columna me refiero al Inter de PORTO ALEGRE, jamás hablo del Inter de Milán. Supuse que con la foto de abajo y el último renglón era suficiente para encima tener que aclararlo, pero tras leer los 4 primeros comentarios veo que no lo ha sido.

ACLARACIÓN 2: Y tras leer los 20 siguientes me doy cuenta que aquí nadie sabe que el campeonato brasileño se llama también Serie A. En fin, parece que el mundo no estaba preparado para mi columna. 😀
inter4