La situación de Gareth Bale en el Real Madrid pasó de ser sublime a ridícula y lo ha venido demostrando en los dos últimos partidos.

Bale
Foto: YouTube

El delantero galés volvió a demostrar el más mínimo interés en el partido de su equipo, ahora el de la Jornada 36 contra el Granada en el que se le vio «jugando» con lo que parecía ser un rollo de papel de baño que le servían como binoculares, mirando a todos los lugares del Nuevo Los Cármenes, excepto al campo.

Es el segundo encuentro en el que se le observa haciendo una «gracia» de este estilo, pues en el anterior contra el Alavés se colocó el cubrebocas en los ojos y se echó a dormir en las gradas.

Bale vuelve a demostrar que su permanencia en el Real Madrid es un misterio, aunque tiene contrato hasta 2022, pues su actitudes demuestran que no quiere estar en el equipo y Zidane estaría haciendo crecer el sentimiento debido a que no le da minutos desde el pasado 24 de junio, sumando cuatro compromisos sin jugar.

Lee también   Candente empate merengue