Mario Balotelli parece estar más interesado en la inmortalidad del cangrejo que en estar entrenando al parejo de sus compañeros, esto días antes a su enfrentamiento contra Inglaterra en los cuartos de final de la Euro 2012.

Lee también   El histórico triple empate en la última noche de Phelps en Río