Tras ser eliminado en la fase de grupos de la Champions League, Chelsea tuvo una cena para levantar los ánimos. En tal evento, Didier Drogba fue el anfitrión y festejaron la hazaña de la Orejona conquistada en la pasada edición al estilo Super Bowl, es decir recibiendo unos anillos conmemorativos con valor de 800 mil libras.

Lee también   Un "Loco" muy gringo