Tras el 0-1 a Chievo los del Milan terminaron rendidos, tanto que Balotelli, Niang y El Shaarawy prefirieron dormirse en el portaequipaje…

Lee también   Barcelona se equivoca con el nombre de un rival