Diego Armando Maradona volvía a la cancha del Estadio Marcelo Bielsa pero esta vez para enfrentar a Newell’s y los locales lo recibieron de una manera muy poco habitual.

En su regreso a Rosario para enfrentar a ‘la lepra’, pero ahora dirigiendo a Gimnasia y Esgrima de La Plata, el conjunto rosarino le dio un «asiento real» a quien es considerado como el «Dios del fútbol» para los argentinos.

Y es que en su recibimiento, Maradona se sentó en un trono, sí, así es, un trono para el que es considerado el rey del fútbol en Argentina y ahí estuvo todo el partido.

Foto vía Instagram

Adicionalmente, Maradona recibió una camiseta del equipo enmarcada con su apellido y el número ’10’ y un retrato caricaturesco de él cuando jugaba en el club, para rememorar cuando formó parte del club, entre los años 1993 y 1994.

Y por si eso no fuese poco, también salió con la victoria de su equipo 4-0.

Foto vía Instagram
Lee también   Pelé y Beckenbauer dicen “estupideces porque son dos tarados”.