Después de la gran hazaña del paracaidista austríaco Felix Baumgartner, que logró una velocidad máxima de 834 millas por hora, unas 1,24 veces la velocidad del sonido, las imágenes de burlas no se dejaron esperar como el balón de Sergio Ramos perdido en el «espacio».

Lee también   La cancha rusa construída con vasos reciclados tras el Mundial