Parece que parte de la depresión de Cristiano Ronaldo es no poder darle todos los lujos a su novia Irina Shayk, quien admitió que le gusta el dinero y no tiene problemas de ser «indecentemente rica».

En entrevista con la revista GQ, la modelo rusa dijo que a sus compatriotas les fascina tener billetes y aunque posean muchos, nunca les parece suficiente.

CR7 tendrá que ponerle más ganas para cumplir los deseos de esta princesita.

Lee también   Se despiden con otra goliza