Las condiciones climáticas impidieron que se celebrara el partido de ida entre Boca Juniors y River Plate, correspondiente a la Final de la Copa Libertadores.

Además de la tormenta eléctrica, el Estadio Alberto J. Armando, no estaba en condiciones para albergar el partido.

Los jugadores de Boca se disponían a partir rumbo a La Bombonera, sin embargo, al abordar su autobús, fueron informados de las pésimas condiciones en las que se encontraba su casa.

Las fuertes lluvias persistirán durante todo el fin de semana, pero el partido se jugará el domingo 11 de noviembre a las 13:00 horas tiempo del Centro de México.

Las autoridades de CONMEBOL esperan que el inmueble se encuentre en mejores condiciones para el primer capítulo de una histórica definición por el título.

Lee también   Benja, con torta...