El Clásico de España, disputado entre Barcelona y Real Madrid, y que terminó con goleada de 5-1 a favor de los catalanes, dejó bastantes imágenes que quedarán en la mente del fanático del fútbol por mucho tiempo, sobre todo, el momento en que, Gerard Piqué, defensor de los blaugranas, recordó a la grada el marcador con la tradicional “manito”.

Piqué, que es bastante odiado por la afición madrileña por sus constantes ataques al Madrid, es un símbolo del Barcelona y un referente en la plantilla, celebró con entusiasmo el marcador final en el primer Clásico de la temporada 2018/19.

El zaguero central volvió a vivir una goleada de estruendo contra el máximo rival de su equipo, tras el de la temporada 2010/11, y, como en el pasado, levantó la “manito” bien en alto, a modo de burla, en los festejos del último gol.

Lee también   Anda descalzo