En ocasiones, el futbol regala postales que nos sirven de inspiración más allá de la cancha y aunque pasen los años, no dejan de recordarnos que a pesar de ser rivales, lo jugadores de quipo contrarios no son enemigos y pueden convivir sin problema alguno.

Uno de los mayores ejemplos de este tipo es una postal que se dio hace ya 14 años: un partido entre Milan e Inter por los cuartos de final de la Champions League provocó que ultras del equipo neroazzuro lanzaran bengalas al campo, el cual quedo cubierto de ellas y provocó la siguiente imagen para la posteridad:

Aquel suceso termino por costarle la eliminación al Inter de la competencia continental y además tuvo consecuencias para el arquero del equipo, el brasileño Dida; sin embargo, Rui Costa y Marco Materazzi nos recuerdan que a pesar de las diferencias que se puedan tener, esto no deja de ser un deporte.

Lee también   Crecen los rumores acerca de cambios de propietarios de clubes de Europa