En la actualidad, cuando un jugador de un país se destaca mucho en un deporte como el futbol, genera mucha empatía, cariño, afecto y orgullo. Muchas veces estos futbolistas son reconocidos de gran forma, otros reciben condecoraciones y, los mejores, ven como se forja su estatua. No obstante, no todos tienen suerte con su busto.

Cuando a Cristiano Ronaldo le levantaron una estatua en Madeira fue más noticia por lo fea que había quedado la figura que por el reconocimiento en sí. Y luego de haber sido el blanco del bullying por muchos años, a CR7 lo superaron con facilidad.

Durante el Foro Mundial de la Juventud en Sharm el Sheikh, el delantero egipcio Mohamed Salah recibió el cariño de una estatua que, lejos de conmoverlo, ha provocado la viralización en redes sociales.

Y es que la figura del hombre del Liverpool ha quedado muy diferente al jugador, su cabeza es mucho más grande y los rasgos de la cara no son siquiera similares. Algo que el autor del busto, Mai Abdel Allah, ha explicado y ha pedido una disculpa pues en yeso la estatua era de Salah, pero en bronce se perdió la forma y ahora es cualquier otra cosa.

Aún así, el crack egipcio ya puede presumir de tener una figura propia en un lugar del mundo. Sin embargo, tal vez no quiera tomarle demasiadas fotos.

¿Quedó peor que la de CR7, sí o qué?

Lee también   Anfield rinde homenaje