Un gran trabajo en conjunto fue el que hicieron dos niños para poder espiar el entrenamiento de su equipo favorito, Bayern Múnich. Si se trata de ingenio, los chamacos alzan la mano.

Lee también   El desliz de Messi