El presidente del Bayern de München ha sido condenado a tres años y seis meses de cárcel por un fraude fiscal estimado en 27.2 millones de euros, una evasión de impuestos que el mismo reconoció.

“He evadido impuestos. Soy consciente de que ese hecho no cambia con la autodenuncia. Aspiraba a través de ella poder evitar la persecución penal», dijo Hoeness.

En Alemania es posible evitar la persecución penal en caso de delitos fiscales a través de una autodenuncia, siempre y cuando ésta sea completa y sea presentada antes de que se inicie una investigación.

Lee también   Alves también es 'skater'