En un duelo por el liderato de la Liga Griega, PAOK Salónica y AEK Atenas igualaron a cero. Sin embargo, lo más trascendente del encuentro no fue el resultado sino la presencia del presidente de PAOK ingresando al campo de juego con un revolver a la cintura, para increpar al árbitro tras anular el que hubiera sido el gol del triunfo de su equipo.

Ivan Savvidis, Presidente del PAOK Salónica junto a sus guardaespaldas, baja a la cancha en busca del árbitro y lo hace con un arma de fuego en el cinturón:

PAOK

Era el minuto 90 y el futbolista de Cabo Verde, Fernando Varela, convirtió el gol del equipo blanquinegro procedente de un tiro de esquina. El árbitro Georgios Kominis lo anula y se desatan una serie de protestas que terminan con el mandatario Saviddis ingresando al terreno de juego con una pistola en la cintura.

Cuando el árbitro se percató de la situación, se refugió junto al resto de colegiados en los vestuarios del estadio conocido como “La Tumba” de Salónica, dejando inconcluso el partido, el cual no se reanudó.

La policía griega emitió una orden de detención contra Ivan Saviddis y los cuatro guardaespaldas que ingresaron junto a él a la cancha.

Además, el viceministro de Cultura y Deportes de Grecia, Yorgos Vassiliadis, anunció la suspensión indefinida de la Superliga Griega, tras una reunión urgente del Gobierno.

Semanas atrás, ya se había suspendido el partido entre PAOK y Olympiacos, porque el entrenador español del Olympiacos, Óscar García, fue agredido por fanáticos del PAOK, quienes le lanzaron objetos contundentes.

 

Lee también   El presidente del PAOK se disculpó por el incidente con la pistola