Miguel Herrera llegó a sacar las papas del horno en los dos partidos del repechaje llevando a la Selección Mexicana al Mundial. Tras el triunfo, el Piojo y sus muchachos festejaron con mesura; un gesto esperado tanto por respeto al rival como por el peregrinar del Tri en la eliminatoria.

Lee también   A la tina fue a dar