Aquí no habría problema de que Ronaldo negara un abrazo o foto de algún aficionado al Barcelona. En la puerta de Brandeburgo, en Berlín, una exposición referente a la euro se muestra en el museo Madame Tussauds, y en esta ocasión, decidieron mover la estatua de cera de Cristiano Ronaldo a las calles para que el público pudiese tomarse fotos y abrazar a uno de los mejores jugadores del mundo.

Lee también   Messi, siempre Messi