No lo pueden negar, ni ocultar. Aficionados ticos recibieron a su Selección nacional en el Hotel de concentración de San Pedro Sula previo al duelo ante los catrachos, un clásico de la zona, un partido caliente con mucha rivalidad, con esta manta de apoyo (incluidos los catrachos) y en donde muestran su deseo porque el Tri quede fuera de la Copa. Hoy los une un solo sentimiento, ellos al Mundial y México a su casa.

Dada esta situación no nos extrañe que una derrota tica este viernes en territorio hondureño no sea tan mal vista por los aficionados pura vida, al final ellos ya están dentro y otros son los que se juegan la vida.

Bueno, al menos en este caso el futbol une lazos entre dos países que en lo futbolístico no se caen muy que digamos…

Lee también   Las vacaciones de Wenger