extreme-selfies

Desde su boom en los últimos años, las selfies se han convertido en el estilo de fotografía más usado en el mundo, debido a su facilidad para captar momentos y lugares. Es un método que, sin embargo, preocupa a nivel mundial porque con él se han registrado muchas muertes.

Según un estudio de la Universidad Carnegie Mellon, solo hasta agosto de este año se presentaron 73 fallecimientos causados, de una u otra forma, por una selfie. La cifra es preocupante porque la suma de muertes por este motivo en 2014 y 2015 fue de 54.

En solo ocho meses, 2016 ha superado esta cifra y a propósito de ello, el portal Uno TV realizó un conteo de cinco casos llamativos. El primero de ellos lo sufrió Andrey Retrovsky, quien falleció al caer de un edificio intentando una autofoto.

Dos jóvenes de 15 y 19 años corrieron con idéntica mala suerte, cuando trataron de hacerse selfies apuntándose con pistolas que desafortunadamente se dispararon.

Durante este año, un alemán que viajó a Machu Picchu perdió la vida después de buscar tomarse una foto saltando, lo cual provocó su caída a un abismo.

Por último en el conteo, otro turista murió por una causa similar, pero en el Taj Mahal. El viajante quiso una selfie en las escaleras del lugar y terminó por caer, falleciendo en el acto.

Con estos casos y otros hechos parecidos, en la propia universidad se han propuesto crear una aplicación móvil que determine cuando una selfie es demasiado peligrosa, dependiendo de la altura, las condiciones del lugar, entre otros elementos.

Lee también   Bryan Cranston confirma largometraje de ''Breaking Bad''