El carismático jugador del Bayern Munich, Frank Ribéry, respondió con dureza las críticas que recibió en los últimos por parte de numerosos fans de todo el mundo por la polémica del filete de oro.

El francés se comió días atrás un filete de 1.200 euros, recubierto de oro, en el restaurante del cocinero turco Nusret Gökçe, conocido en las redes sociales como Salt Bae.

El vídeo fue muy popular en todas las redes sociales, sin embargo, numerosas personas críticaron duramente la actitud del francés; haciendo que el jugador de Bayern, a través de una serie de mensajes, respondiera duramente.

«En 2019 le pondremos los puntos a la I y las vigas a la T. Empecemos con los envidiosos, los haters, quienes seguramente llegaron a nacer por culpa de un condón roto. Cog… a sus madres, abuelas y también a su árbol generacional. No les debo nada, mi éxito se lo debo ante todo a Dios, a mí y a mis prójimos, a quienes creyeron en mí. Los demás no son otra cosa que piedras en mis calcetines», atacó el mediocampista.

Además, Ribery lanzó su ataque a los medios de comunicación, no solamente a los fanáticos.

«Además, en referencia a los pseudoperiodistas que siempre han vertido críticas negativas hacia mí, mis actos (último ejemplo, el precio de lo que me como), cuando yo hago donaciones (porque me han enseñado a dar cuando recibo mucho), ¿por qué ningún gran medio nacional lo difunde? No, ustedes prefieren hablar de las vacaciones que paso en familia, escrutar mis acciones y mis gestos, lo que como, etc. Ah sí, para ese tipo de cosas superficiales siempre están ahí», señaló Ribery.

Lee también   Banco azota empleados por mal desempeño, ¿y la FMF para cuándo?