Ray Woodhall, un inglés de 54 años, sufrió un extraño episodio de salud luego de jugar un partido de futbol amateur con sus amigos y se dirigió a un centro médico, en el cual padeció hasta 27 infartos en un solo día.

La historia se da por lo que el propio Woodhall cuenta empezó como una simple jornada de futbol con sus amistades y que se extendió durante unos seis partidos de unos diez minutos cada uno, la misma que se vio interrumpida por inusuales dolores en su pecho.

Cuenta Ray a la BBC que ante las molestias físicas, se dirigió al Worcestershire Royal Hospital, ubicado en la región de los Midlands del Oeste británico. Fue allí donde le notificaron que había sufrido un infarto, el primero de ellos cuando estaba en camino al hospital.

A partir de ese momento, Woodhall padeció de 27 infartos en total, llegando incluso a disculparse con los enfermeros y temiendo por su vida, frente a la mirada estupefacta de sus familiares que no comprendían la situación.

Según el propio Worcestershire Royal, la tarea fue de muy alta exigencia y se debió habilitar un “equipo médico de seis especialistas“. Al final, el hombre de 54 años logró mantenerse con vida y se deberá mantener alejado de los deportes unos seis meses, luego de protagonizar un caso insólito para la medicina.

Lee también   Sony anunció que dejará de producir el Play Station 3