Al banderinha lo agarraron comiéndose los mocos… y Baiano se salvó de la roja.

Lee también   Camilla manual