¡Golazo! Uno de los hijitos de Robin Van Persie clavó la pelota en el ángulo, con mucha técnica… ¡pura clase familiar!

El entrenamiento previo al juego de Holanda contra Hungría dejó esta imagen digna de Sopa. Y es que ver la reacción de Van Persie, perplejo, no tiene precio… No duden que las grandes corporaciones futboleras ya estén al acecho del chamaquito.

Lee también   ¡Fíjese!