¡Increíble!… salió vivo

Sucedió en un partido de la Serie B brasileña. O el defensa agresor es muy malo, o demasiado listo para ajustar cuentas; el caso es que la imagen duele de solo verla… ya no se diga oírla.

Lo peor: de todos modos la jugada acabó en gol. Lo mejor: tras pasar por cirugía, la víctima está bien.

Lee también   ¡Qué suerte!