Genk y Lieja se enfrentaron en el play-off de la liga belga. Pero más allá de lo ocurrido en la cancha nos concierne la terrible jugada del minuto 25. En un balón dividido, Mavinga (Genk) le clavó sin querer todo el empeine en la cara a Mehdi Carcela-González (Lieja) y le fracturó maxilar, nariz y le tiró algunos dientes.

Lo increíble, además de la impactante imagen del golpe, fue ver a los jugadores contrarios y amigos pedir la asistencia urgentemente, pues Mehdi se desconectó de inmediato. Y peor aún, el knockout fue tachado por al árbitro Franck de Bleeckere (el mismo del Barça-Madrid) como una simple tarjeta amarilla.

En el programa español El partido de las 12 contactaron al médico de Carcela-González, quien explicó que “ha sido más un susto que peligro. A lo primero se decía que tenía la mandíbula rota, pero al final es sólo la nariz y un diente o dos rotos”.

¡Vean nomás que patadón!

Lee también   Tévez da cátedra a sus compañeros