El señor Samson Godvin tranquilamente podrá pasar al cuadro de honor marrullero de la suciedad futbolística donde descansan grandes ídolos como el Picas Becerril, Piojo Herrera, Horacio Cervantes, Antonio Sancho, Héctor Reynoso, Marco Materazzi, Cristian Chivu… entre muchos, tantísimos otros héroes de la blasfemia y el balón.

El amigo Godvin, nigeriano de 27 años, decidió saltar a la fama vía la locura. En el partido amistoso entre su equipo, el ucraniano FC Karpaty Lviv, y el Aalesund sueco, le entró con ganas a su compañero de profesión Fredrik Carlsen, y casi lo deja sin nariz. Por supuesto que se desató la furia y la “cámara húngara”. El juego lo acabaría ganando el Aalesund en penales por 7-6.

Ver para creer…

Lee también   Portero agrede al recogebalones