¡Que lo vengan a ver!

Parece que Miguel Becerra (insisto: Becerda pa’ los cuates y portero suplente del Santos), le prometió a Oswaldo que en Trinidad no se ensuciaría el uniforme… Y demostró que su palabra pesa tanto como su masa corporal.

A menos de que quieran ver los cuatro goles de Chema Cárdenas (uno muy bueno), siéntanse libres de darle stop al segundo 42.

Lee también   La nueva armadura de Alemania