De milagro no derivó en una imagen más desastroza. El delantero holandés Guyon Fernandez, del Excelsior, se paró literalmente en el ojo del atacante belga Bjorn Vleminckx, del NEC Nijmegen; todo esto el domingo pasado durante la mañana de este lado del continente.

Descuido o digno de aplauso, lo impresionante es que Vleminckx no salió del juego y terminó viendo (repito, de milagro), cómo su equipo se impuso 2-0 a la visita.

Lee también   Maradona, Owairan, Messi y... ¡McFadden!