Todavía ganaban los checos en ese momento. La jugada no significó ni trascendió más allá de la burla en el partido que terminó con España de vencedor. Minuto 67, el balón está a sus pies… y Milan Baros anda en otro lado. ¡Se nos perdió el muchacho!

Lee también   Noventa y nueve…