Si ya Dios se había manifestado con Maradona y con la vil copia de Messi, ¿por qué Alá no podía tener un digno representante?

Lee también   La boleta de Messi