¿Por qué a ella, Dios?

Sucedió en Alemania. Habiendo tantos infumables comentaristas merecedores como mínimo de un castigo así… ¿por qué tuvo que tocarle a esta nena?

Lee también   Wenger, más simpático que el Chelís!