Fue en la Eurocopa 2004 en Portugal, Italia parecía que se llevaba la victoria con gol de Cassano, pero una genialidad de Ibrahimovic le dio el empate a su equipo en el minuto 85.

Lee también   MILAN | Ibra y Onyewu se agarran a golpes