A Luis Suárez le dicen el matador, el pistolero, y todo porque es un delantero extraordinario: veloz, fuerte y con un olfato goleador que lo puede negar nadie.

Sin embargo, en este reto de pegarle con el balón al poste, en un evento de Adidas, a Lucho se le vio algo nervioso. Quizás prefiere los gritos y la adrenalina de jugar en un estadio.

El video es cortesía de AS.

 

Lee también   Regresa "Cantona"