El dueño del Cardiff, Vincent Tan, no toleró que su equipo empatara a dos ante el Sunderland y aunque fue por solamente unos segundos, pues también abucheó a sus jugadores.

Lee también   ¡Marca un gol a la Florenzi!