Este golazo de escorpión importado desde Chipre, se lo aventó el portugués Ricardo Fernandes del club Doxa Katokopias. El guardameta del Alki se quedó admirando el viaje del balón hasta que entró a las redes.

Lee también   Se quiso ver muy fregón...