Lo único que podemos decir es que Alessandro Diamanti del Bologna, le pegó espantoso al balón.

Lee también   La nueva armadura de Alemania