Lautaro Acosta le dio el empate a Lanús contra Estudiantes y lo festejó con Santiago Silva de una forma inusual: sacando unos cascos de bombero del banquillo. El árbitro no lo tomó con gracia y les regaló una tarjeta amarilla a cada uno por rendir tributo a una de las profesiones más heroicas.

Lee también   Wenger, más simpático que el Chelís!