Los seguidores del Unión Berlín llenaron el An der Alten Försterei para dar cita al tradicional concierto de villancicos.

Lee también   Zlatan sigue rudo