Después de cumplir un castigo de ocho partidos sin jugar, Luis Suárez entró de cambio con el Liverpool y lo más destacado que hizo fue lanzar esta patada a Scott Parker del Tottenham, patada que significó una amonestación para el uruguayo, pero para muchos otros debió haber sido de roja.

Lee también   La tarde en que Chava le enseñó a Leo