Luego de asegurar la victoria de dos goles por cero, del Milan al Barcelona, Robinho y Balotelli no dejaban de brincar y celebrar.

Lee también   Wenger, más simpático que el Chelís!