La llegada de Sebastian Vettel a Ferrari significó una nueva ilusión para los seguidores de la scuderia, que pensaban que el piloto alemán podría devolver algo del prestigio perdido por la equipo, sin embargo, ello no ha sucedido así y al contrario, cada se ve más lejos que regrese a los primeros planos.

El mejor ejemplo de ello, es lo que ha sucedido en el Gran Premio de Gran Bretaña, en donde el piloto de Ferrari tuvo un «choque» con el piloto de Red Bull, Max Verstappen:


El incidente tuvo un costo de 10 segundos para el Vettel, lo que provocó que al final terminará en el puesto 15 de la competencia; al final de la carrera, el piloto se acercó para pedir disculpas a Max, aunque nuevamente ha quedado en el ojo del huracán por su cuestionable actitud en la pista.

 

Lee también   CLASIFICACIÓN DEL GRAN PREMIO DE BÉLGICA