El Sevilla español superó 1-2 al Liverpool inglés durante un partido amistoso que se disputó en el estadio Fenway Park, de Boston, Estados Unidos, sin embargo, lo más trascendente del encuentro fue esta bestial patada que le propinó el francés, Joris Gnagnon, a su compatriota, Yasser Larouci.

Lee también   Tiran de a loco al 'Boni'