Luces, coreografías, música y hasta hologramas. Así se inauguró la copa previo al silbatazo de Silvera para que argentinos y bolivianos comenzaran a jugar.

La idea de los organizadores fue recrear desde lo artístico elementos esenciales como el fuego, el aire, la tierra y el fuego para representar, resumidamente la génesis del mundo y llegar después al surgimiento del fútbol. Una alternativa pretenciosa y algo confusa que se supo sacar adelante.

Y para el cierre Diego Torres y la brasileña Ivete Sangalo interpretaron su versión del himno de la justa, “Creo en América”.

Lee también   Brasil - Argentina: versión alternativa