El corredor francés Mahiedine Mekhissi-Benabbad, celebraba su victoria en la prueba de los 3 mil metros en el Campeonato Europeo que se desarrolla en Helsinki, pero al parecer al atleta no le gustan en lo absoluto las botargas y terminó dándole un tremendo empujón. Lo peor de todo es que era una niña de 14 años la que estaba en la botarga, pero afortunadamente el incidente no pasó a mayores.

Lee también   Listo para el primer equipo