Esto aconteció en la liga japonesa, en el partido entre Urawa Red Diamonds y Albirex Niigata. Un jugador de los primeros metió un centro a segundo palo que fue pasado, y la pinza fue perfectamente cerrada por Ken Matsubara, quien con parte interna del botín derecha la mando al fondo del arco. De su propio arco.

Marcador final: 1-0. Para morirse.

Lee también   Jean Pierre Adams cumple 34 años en estado de coma