El jugador número 9 tenía toda para empujar la pelota al fondo de las redes, pero el número 14, en vez de disparar al arco, “castigó” a su compañero dándole tremendo balonazo en la cara.

Lee también   ¡Se pasó de belga!