Un primer tiempo muy atractivo fue el que nos ofrecieron Tijuana y Toluca, pero el segundo tiempo, si no es por las ocurrencias de Christian Martinolli, el Doctor García y Jorgito Campos, hubiera sido una tortura.

Lee también   ¿Dónde quedó el balón?